ACTUALIDAD

  • Inicio
  • Actualidad
  • La ley de la segunda oportunidad y la exoneración de deudas
La ley de la segunda oportunidad y la exoneración de deudas

La ley de la segunda oportunidad y la exoneración de deudas

Hay muchas personas que todavía desconocen la Ley de la Segunda Oportunidad que permite la exoneración completa de  las deudas, para sanear la economía, y comenzar desde cero. En este artículo te contamos en qué casos y cómo puede aplicarse la normativa. ¡Continúa leyendo!

 En primer lugar, debes saber que esta normativa se regula en el Real Decreto Ley 1/2015, y que los mecanismos para salvar dicha situación económica se encuentran en el artículo 178 bis de la Ley Concursal y en la Ley de la Segunda Oportunidad. 

¿Quién puede solicitarlo?

Según la legislación vigente, en un primer momento este mecanismo lo solicitar el deudor persona física, sin discriminar entre empresario o no empresario.  

Cómo puede solicitarse: concurso de persona física

La exoneración del pasivo insatisfecho o la liberación de las deudas se logra a través de un procedimiento judicial conocido como concurso de persona física. Gracias a este mecanismo, el deudor pone el dinero y los bienes de los que dispone en el concurso y los va liquidando para pagar ordenadamente a los acreedores  en la medida de lo posible. 

Requisitos 

Los requisitos para poder solicitar la exoneración de las deudas son haber actuado de buena fe anteriormente y haber intentado alcanzar un acuerdo extrajudicial de pago con los acreedores. En este sentido, se considera que el deudor ha actuado de buena fe si no ha sido considerado culpable en el procedimiento concursal, si no ha sido condenado por delitos contra Hacienda, la Seguridad Social o derechos de los trabajadores en los últimos diez años y si no ha rechazado ofertas de trabajado de su perfil en los anteriores cuatro años. Asimismo, como ya hemos visto, el deudor debe haber intentado llegar a un acuerdo extrajudicial de pago con los acreedores, expresando así su voluntad de pagar lo que debe. 

Este mecanismo ha permitido en los últimos años comenzar de cero tanto a multitud de empresarios y autónomos como a personas que no podían hacer frente a gastos como sus hipotecas. Por ello, si te encuentras en esta situación, no dudes en contactarnos, te ofreceremos un asesoramiento jurídico completo. 

Asesoramiento jurídico sin compromiso. Primera consulta gratuita.